La momia de un niño reescribe la historia de la viruela

IMG_1371.JPG

Un niño de no más de cuatro años ha reescrito la historia de la viruela. Infectado con el Variola virus, el pequeño murió en 1654 y fue enterrado bajo la iglesia del Espíritu Santo de Vilna, capital de Lituania. Las condiciones de la cripta hicieron que se momificara. Eso ha permitido ahora analizar el virus para descubrir que la única enfermedad humana erradicadapodría llevar unos siglos con los humanos y no milenios como se pensaba

seguir leyendo...